Estudio: uno de cada 5 pacientes con COVID-19 desarrolla enfermedad mental

por | Nov 13, 2020 | Noticias

Según el estudio, 1 de cada 5 sobrevivientes, en los tres meses posteriores a la prueba positiva de COVID-19, registró por primera vez un diagnóstico de ansiedad, depresión o insomnio.

Ansiedad, depresión y insomnio, las más comunes

Por su parte, especialistas en salud mental que no participaron directamente en el estudio dijeron que sus hallazgos se suman a la creciente evidencia de que el COVID-19 puede afectar el cerebro y la mente, aumentando el riesgo de una variedad de enfermedades psiquiátricas.

La ansiedad, la depresión y el insomnio fueron más comunes entre los pacientes recuperados de COVID-19 en el estudio que desarrollaron problemas de salud mental. Los investigadores de la Universidad de Oxford de Gran Bretaña también encontraron riesgos significativamente más altos de demencia, una condición de deterioro cerebral.

«A la gente le ha preocupado que los sobrevivientes de COVID-19 tengan un mayor riesgo de problemas de salud mental, y nuestros hallazgos … muestran que esto es probable», dijo Paul Harrison, profesor de psiquiatría en Oxford. 

«Los servicios (de salud) deben estar listos para brindar atención, especialmente porque es probable que nuestros resultados estén subestimados (del número de pacientes psiquiátricos)», agregó.

Los médicos y científicos de todo el mundo necesitan investigar urgentemente las causas e identificar nuevos tratamientos para las enfermedades mentales después del COVID-19, dijo Harrison.

«Combinación de factores»

«Es probable que esto se deba a una combinación de los factores estresantes psicológicos asociados con esta pandemia en particular y los efectos físicos de la enfermedad», dijo Michael Bloomfield, psiquiatra consultor del University College de Londres.

Simon Wessely, profesor de psiquiatría en el King’s College de Londres, dijo que el hallazgo de que las personas con trastornos de salud mental también tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19 se hizo eco de hallazgos similares en brotes anteriores de enfermedades infecciosas.

«El COVID-19 afecta el sistema nervioso central y, por lo tanto, podría aumentar directamente los trastornos posteriores. Pero esta investigación confirma que esa no es toda la historia y que este riesgo se ve incrementado por problemas de salud anteriores», dijo.

Tomado de DW

RECIENTES