En lugar de estar obsesionados con el uso del tapabocas, el gobierno y la sociedad deberían estar enfocados en la salud mental de los colombianos. La pandemia generó una crisis sin precedentes de la que nadie parece ocuparse. Hablemos de salud mental.

Feb 15, 2022

Alejandro Gaviria - Centro Esperanza - Pre candidato Fuente: ttps://twitter.com/agaviriau/status/1493561105637163014
Datos:

Parcialmente correcto

Factibilidad:

Es viable

Información científica:

Suficiente evidencia

Razonamiento:

Coherente

Comparta en:

Recientemente, el precandidato Alejandro Gaviria propuso redefinir las prioridades de la acción institucional frente a la pandemia; puntualmente, sugirió la necesidad de abandonar la “obsesión” por el uso del tapabocas, para centrarse en temas mucho más apremiantes como la salud mental. La propuesta del  precandidato Gaviria es sumamente interesante y oportuna. De hecho, desde hace un tiempo, el precandidato había publicado en su página web la necesidad de acciones centradas en la salud mental de los colombianos. Si bien la pertinencia de un proyecto de salud mental comunitaria no es cuestionable, es necesario planificarlo adecuadamente considerando los recursos disponibles. Es preciso señalar que se requiere un amplio despliegue de recursos para diseñar, desarrollar, contextualizar, gestionar y supervisar los servicios regionales y locales de servicios de salud mental centrados en la comunidad. Para ello es necesario contar con el apoyo de equipos formados por diversos perfiles profesionales, de manera que se amplíe el papel de los psicólogos y los psiquiatras. Dicho proyecto presentaría enormes retos ya que en Colombia, según una consulta realizada al cubo de datos de RETHUS (Red de Talento Humano en Salud), para febrero de 2022 existen 1433 Psiquiatras y 117.827 Psicólogos registrados. Esto supone 0,28 Psiquiatras por cada 10.000 habitantes y 22,83 Psicólogos por cada 10.000 habitantes, según la proyección de población para el año 2022.

Un servicio de salud mental comunitario como el mencionado puede incluir en su alcance la salud mental en el ámbito laboral. Esto es así porque tal enfoque se desarrolla en un entorno distinto al hospitalario. No obstante, su alcance ha de ir más allá de la orientación en materia de salud mental. Para ello, dado que la pandemia de COVID-19 ha impactado la salud mental a nivel global, sería conveniente que el candidato ampliase su propuesta con el fin de conocer, con más detalle, la forma en que estructuraría un plan de salud mental comunitaria para garantizar su ejecución y sostenibilidad con los recursos disponibles. Así mismo, si bien los profesionales de la salud han estado expuestos a situaciones que afectan su salud mental, ellos no son el único grupo poblacional aquejado por esta situación. En consecuencia, resultaría fundamental extender esta iniciativa a la población en general. Por supuesto, esto requeriría un recurso de talento humano más robusto del que se dispone actualmente y debería tener en cuenta el tiempo que le tomaría al país formar a esos profesionales -sumado a la disponibilidad de una oferta educativa suficiente-.

Frente al uso de tapabocas es importante recalcar que estos mitigan el contagio por COVID-19, pero también tienen una serie de inconvenientes. Si bien es cierto que los tapabocas pueden bloquear las gotas que exhala una persona no contagiada, la capacidad para filtrar dichas gotas varía con el tipo de mascarilla que se use, así, por ejemplo, según una investigación (estudio ambiental del número de casos y muertes de países que adoptaron o no generalizaron mandatos de tapabocas), las máscaras de tela que pueden reutilizarse son menos efectivas que las quirúrgicas. Estas últimas, son las que deben usarse en espacios cerrados en los cuales haya un número importante de personas. No obstante, la eliminación del tapabocas al aire libre podría ser una opción, ya que hasta la fecha no se conoce de un contagio masivo. Igualmente, y tal como lo establecen los datos, no se mostró una diferencia entre los países europeos que no exigieron uso de tapabocas y países de la misma región en los cuales este requerimiento se hizo obligatorio (Ver Gráfica basada en Our World in Data). Así mismo, en otro estudio se estableció que una persona contagiada de COVID-19 puede someterse a un proceso en el cual inhale varias veces las mismas partículas del virus, esta situación puede tener consecuencias, como, por ejemplo, las probabilidades de una infección grave por el virus, dada la acumulación de una carga viral importante.

Lo anterior es importante a propósito de las nuevas medidas tomadas por el gobierno nacional respecto al uso del tapabocas en espacios abiertos. En ese sentido, MinSalud estableció que la restricción se levanta únicamente en territorios con un porcentaje mayor al 70% en esquemas completos de vacunación. Igualmente, el lavado de manos, el uso de mascarilla en espacios cerrados (por ejemplo, en el transporte público), el distanciamiento social, el lavado de manos, así como, el aislamiento preventivo y selectivo, continúan siendo importantes.

Comparta en:

Acá podrá dejar sus comentarios
¡Gracias por apoyar a INNOS en su contribución a la democracia en Colombia! En este espacio podrá enviarnos sus comentarios. De ser necesario, adjunte la fuente de información que los soporta.

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público.

Declaraciones Sugeridas

Alejandro Gaviria - Centro Esperanza