Existen grandes retos y oportunidades para posicionar a Colombia como líder en ciencia, tecnología e innovación en la región

Existen grandes retos y oportunidades para posicionar a Colombia como líder en ciencia, tecnología e innovación en la región

En Colombia, los avances en ciencia, tecnología e innovación (CTeI) son una prioridad del gobierno. Por tal motivo el Consejo Nacional de Política Económica y Social y el Departamento Nacional De Planeación han dado a conocer la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, que estará vigente entre 2022 y 2030. Su objetivo es incrementar la contribución de la CTI al desarrollo social, económico, ambiental, y sostenible, del país, con un enfoque diferencial, territorial, y participativo. Para ello, se consideran tres ejes principales: la generación de nuevo conocimiento, fomentar la productividad y la competitividad, y lograr la equidad social y el desarrollo sostenible.

Conseguir los avances propuestos requerirá, por supuesto, grandes esfuerzos, por lo que se han invertido 1,15 billones de pesos y se han presupuestado otros 30 billones para la próxima década.

A pesar de los esfuerzos realizados, y como era de esperar, existen grandes necesidades que requieren especial atención. Esto con el fin de implementar exitosamente la política propuesta, lograr los objetivos planteados en ella de manera más efectiva y rápida, y acelerar el desarrollo y la competitividad en el campo de la CTI. En este sentido, cabe destacar que las inversiones realizadas en Colombia en CTeI son del 0,3 % del PIB, cifra que contrasta con la de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que es del 2 % del PIB. Frente a estas cifras, llama la atención que la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación tenga como una de sus metas lograr para el 2031 una inversión del 1 % del PIB en temas relacionados con las CTeI, un porcentaje 50 % inferior al actual de los países de la OCDE, pese a que Colombia busca consolidarse como un país líder en la región en este aspecto.

Dadas las oportunidades que se presentan y la situación sanitaria actual debido a la pandemia de COVID-19, así como el momento actual en la escena política, el momento no podría ser mejor para la búsqueda de innovación y avances en el campo de la CTeI. En este sentido, las agendas de los programas de los candidatos presidenciales abordan cuestiones que merecen especial atención de cara al futuro.

Sergio Fajardo: la CTeI debe ser un verdadero motor de desarrollo

El candidato Sergio Fajardo plantea diversos temas relacionados con la CTI en su programa de gobierno. Entre ellos, la baja inversión en comparación con países similares a Colombia, el déficit de investigadores, normatividad, institucionalidad y gobernabilidad sólida en estos temas, los obstáculos del sector privado para elevar la productividad y la innovación, y la mejora que la CTI puede aportar a las oportunidades de empleo. Estos aspectos están en consonancia con lo que se plantea en la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

De acuerdo con los problemas que identifica en su programa, propone soluciones que merecen atención. La primera es el aumento de la financiación de la CTI, hasta alcanzar el objetivo del 1 % del PIB. Aunque cabe reconocer que esto supone una mejora, esta cifra es inferior al objetivo establecido en la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. La segunda es la creación de una nueva política de CTeI. Ella debe incluir: i) un acuerdo nacional para la financiación de la CTI, que incluye los sectores público y privado, y esté sujeto a vigilancia a través de mecanismos periódicos de evaluación y rendición de cuentas para evaluar el éxito de los mecanismos planteados. ii) un plan de formación y vinculación de capital humano altamente calificado. Por supuesto, la formación, atracción, vinculación y retención del talento humano calificado es un tema que se destaca en este plan de gobierno y está en línea con las políticas nacionales. Sin embargo, aunque se busca que esta tarea sea inclusiva a todos los sectores de la sociedad, no se menciona cuáles serán los mecanismos que se emplearán para lograr esta ambiciosa tarea en un período de 4 años. iii) una reforma institucional al sector CTeI, que en cabeza de MinCiencias, articule los procesos de investigación originados en todos los ministerios.

Es destacable la apuesta para la creación de centros orientados a la misión en los sectores agrícola, manufacturero y de servicios, energía y cambio climático, salud, y bioeconomía. Se trata, sin duda, de una apuesta ambiciosa que merece ser destacada, aunque al mismo tiempo evaluada en cuanto a su posibilidad de ser llevada a cabo en un contexto de baja financiación y en un periodo corto de tiempo.

Si bien se menciona la importancia de reforzar la normativa que rodea a la CTI, a la vez que se reducen las barreras que la rodean, se eleva el rigor del impacto y se promueve la generación de iniciativas por parte de universidades, industrias, institutos y centros de investigación, conviene mencionar hasta qué punto se puede contar con el apoyo financiero de la empresa privada, puesto que su capacidad de inversión, algo que puede fortalecerse con el planteamiento de la creación de programas de apoyo a la innovación empresarial, un gran beneficio que la CTeI puede brindar al sector privado.

En términos generales, las propuestas de Sergio Fajardo están en línea con las propuestas de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Aún así, algunas de sus metas son menos ambiciosas que aquellas de dicha política. En este sentido, conviene profundizar en la forma en que se podrían ampliar sus metas, de manera que Colombia se posicione como un país líder y también profundizar al respecto de los mecanismos que se utilizarán para lograr lo propuesto.

Federico Gutiérrez: se fortalecerá la financiación e inversión en CTeI

En el programa de gobierno de Federico Gutiérrez se plantea de forma amplia la importancia de construir sobre lo construido. Esto, por supuesto, resulta ser un punto clave en términos de CTeI. Y es que se ha documentado la necesidad sentida de aumentar la inversión en CTI, para posicionar a Colombia como líder en la región. Esto concuerda con su afirmación de que es necesario abordar la problemática del crecimiento insuficiente, la baja productividad y el desempleo, por supuesto algo que se puede mejorar gracias a los resultados del trabajo de CTeI. No obstante, dicha necesidad contrasta con el planteamiento del programa del candidato Gutiérrez, en el sentido de que Colombia es un país protagonista en la economía de la región, cuando el punto de referencia, más allá de la región, deben ser los países de la OCDE.

Cabe destacar que el candidato dedica una parte importante de su programa a la CTeI y se alinea en gran medida con la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Esto es especialmente cierto en lo que respecta al fortalecimiento de la capacidad de generar y utilizar conocimientos para promover el desarrollo. Así mismo en este programa se plantea un punto de especial interés y es el de estimular el emprendimiento y la propiedad intelectual, así como de mantener los beneficios tributarios para y las PYME, a pesar de este tipo de empresas afronta grandes retos para subsistir. No obstante, aunque el candidato se esfuerza por reforzar los mecanismos e instrumentos de financiación de la CTI, sus objetivos de asignación de recursos difieren de la política, ya que son inferiores a los establecidos en ésta.

En materia de desarrollo, si bien el programa de Federico Gutiérrez propone la independencia en aspectos como la producción de medicamentos y vacunas, simultáneamente propone que Colombia sea un centro internacional para probar tecnologías de punta, algo que en cierta medida podría resultar incompatible.

En cuanto a las tecnologías de la información y las comunicaciones, el candidato busca que en su gobierno se mejore la conectividad en Colombia, hasta el punto de convertir a este país en un centro regional de alojamiento de datos. Asimismo, propone la implementación de planes de transformación digital, promoción del uso y apropiación de la tecnología y fortalecimiento de estrategias de alfabetización digital. Si bien estos aspectos no inciden directamente en la CTeI, sí facilitan su avance.

Resulta interesante que este candidato plantee la necesidad de realizar acciones concretas en estrategias sectoriales y temáticas en todas las áreas relevantes para el desarrollo social, económico, ambiental y cultural del país. Ello está en consonancia con la necesidad de hacer inclusivas las tareas de CTeI, conforme lo establece la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

En términos generales, conviene profundizar en cómo el apalancamiento de la CTeI se convertirá en un elemento fuerte para enfrentar la pobreza, fortalecer el desarrollo agrícola y rural, siendo estos algunos de los problemas profundos de Colombia mencionados por este candidato en su programa de gobierno. Adicionalmente, en cuanto al crecimiento del PIB, tal y como se propone en el programa del candidato, cuya meta es de 5 % a 2026, es importante concretar en qué medida se pretende aumentar los recursos asignados a la CTeI, tal y como propone en la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Rodolfo Hernandez

El programa de gobierno de Rodolfo Hernández dedica un espacio importante a la CTeI. En este sentido, reconoce la importancia de la inversión en este ámbito, con el objetivo de innovar para resolver problemas, mejorar el bienestar de la población y posicionar a Colombia como un país líder.

En este sentido, reconoce que la inversión en este campo es baja, hecho que es consistente con las cifras mencionadas por la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Al respecto, agrega que de este porcentaje, la mayor parte está a cargo de la empresa privada.

Así, el candidato propone establecer una estrategia que oriente la inversión multisectorial en CTeI en Colombia. Su enfoque debe ser vocacional, regional y tener un alcance a mediano y largo plazo. En este sentido, menciona que es importante fortalecer la investigación en el propio contexto y, así, generar conocimiento que pueda ser aplicado localmente de modo que esto permita evitar la importación de soluciones que son exitosas en otros países y dar prioridad al desarrollo de aquellas que se requieren en Colombia.

En el ámbito de las ciencias de la salud, señala aspectos clave como el estímulo y fortalecimiento de la competitividad de la industria farmacéutica, así como la recuperación de la producción de vacunas. Esto ante posibles nuevas pandemias o situaciones ambientales que generen profundos problemas, tales como el cambio climático. 

Sin duda, la propuesta de Rodolfo Hernández merece destacar otros aspectos. Por un lado, los planes de CTeI de su propuesta se centran en llegar a las poblaciones más vulnerables. Además, ella menciona la necesidad de incentivar la creatividad y aumentar las patentes de invención y la creación de modelos de utilidad. También pretende dar una orientación e impulso privilegiado a la investigación científica universitaria. Por último, se menciona la necesidad de fortalecer el emprendimiento de proyectos de base tecnológica.

Aunque las propuestas anteriores son relevantes, el origen de los fondos para este proyecto es un aspecto que merece ser considerado. En este sentido, su programa destaca de manera muy especial la meta del 5 % en términos de inversión en CTeI. Sin duda, se trata de una tarea ardua, y cabe preguntarse qué mecanismos se aplicarán para conseguirlo y de dónde saldrán los fondos para ello y cuáles serán las líneas de tiempo en las cuales se pretende alcanzar dicha meta.

Gustavo Petro: la tarea de fortalecer la CTeI y la investigación estará a cargo del estado

Al igual que los programas de gobierno de los demás candidatos presidenciales, el programa de Gustavo Petro hace referencia a la CTeI. Sin embargo, su programa se diferencia de los demás en que no dedica un espacio definido a este aspecto, aunque sí menciona la CTeI en diferentes apartados de su documento programático, de tal manera que se cubren aspectos clave de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

En términos generales, el programa de gobierno de Gustavo Petro propone fortalecer la CTeI y la investigación, aspectos para los cuales se destinará una robusta financiación a cargo del Estado. Esto busca potenciar la innovación tecnológica en el sector productivo y en la sociedad en su conjunto, así como promover el trabajo creativo y colaborativo entre las comunidades, las instituciones de educación superior y los institutos de investigación, de manera culturalmente incluyente, reconociendo los conocimientos tradicionales y ancestrales para fortalecer la relación entre la sociedad y la naturaleza. La propuesta es fortalecer el conocimiento tradicional con asistencia científica y tecnológica.

Si bien lo anterior es de gran importancia, y cabe destacar que se plantea de manera incluyente, se contemplan aspectos que abarcan el ordenamiento territorial en torno al agua (ríos, costas y mares), la protección de los recursos naturales, la creación de pactos para la protección de nuestros bosques y selvas, la transición a un sistema energético basado en energías renovables, la migración a un modelo de economía circular basado en la producción y el consumo responsable, la creación de un sistema nacional de innovación agrícola y el reconocimiento del contexto y las potencialidades territoriales para fortalecer y consolidar los Sistemas Regionales de Innovación.

Conseguir esto, por supuesto, requiere el fortalecimiento de la CTeI. Y el programa de gobierno señala que esto requiere de una robusta inversión para fortalecer la formación técnica, tecnológica, profesional y de posgrado, así como en la capacitación de la mano de obra, para impulsar la innovación y aumentar la productividad de acuerdo a las necesidades del proceso de industrialización nacional. Con este fin, se creará el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI) el cual, bajo el control operativo y financiero del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, permitirá la articulación local y regional entre universidades, empresarios, comunidades y entidades públicas, con el fin de aumentar la productividad.

En general, si bien la propuesta de la campaña resulta interesante en términos de generación de talento humano, conviene reconocer que plantea una gran cantidad de acciones cuyo éxito implica enormes desafíos, especialmente si se pretende alcanzarlos en un período de gobierno y un contexto que exige una amplia voluntad política y el compromiso de múltiples sectores de la sociedad. Además, conviene señalar que la robusta financiación mencionada requiere un aumento de la asignación de fondos del PIB, tal y como se plantea en la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. A este respecto, es conveniente establecer qué mecanismos y procesos se utilizarán para destinar estos fondos a tareas relacionadas con la CTeI.

En palabras finales…

En Colombia existe un amplio camino por recorrer en materia de progreso en el contexto de la CTeI. Ello requiere la asignación de enormes recursos y el cumplimiento de metas ambiciosas en el periodo 2022-2031. En este sentido, si bien las propuestas de los candidatos Sergio Fajardo, Federico Gutiérrez y Gustavo Petro hacen amplia mención a la CTI, y están alineadas en algunos aspectos con la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, resulta conveniente aclarar múltiples aspectos. Para esto, proponemos las siguientes 10 preguntas a todos los candidatos y sus equipos:

  • ¿Qué pasos debe dar el próximo gobierno en materia de CTeI y qué acciones va a implementar y priorizar para lograrlos? Esto incluye, por supuesto, el avance de la educación en este aspecto, así como la planeación y ejecución de acciones que promuevan el progreso en este campo. Todo ello debe considerarse especialmente en el contexto de la diversidad cultural y los problemas sociales de Colombia.
  • ¿Cómo aumentar la meta de inversión del PIB en el campo de la CTI? Esto con el fin de superar el 2 % invertido por los países de la OCDE, para que Colombia se posicione como país líder en su región.
  • ¿Cómo se consolidarán las contribuciones al desarrollo de la CTeI en un país con insuficiente desarrollo de la infraestructura científica y tecnológica, en el cual se destinan pocos recursos y se cuenta con bajos incentivos para ello? Esto a pesar de que, en primer lugar, se busca un mayor desarrollo y sostenibilidad en aspectos tanto sociales como económicos y medioambientales y en segundo lugar, el Pacto por la Ciencia, la Tecnología, y la Innovación establece un conjunto de acciones para lograr que la inversión en actividades de CTeI sea del 1,5 % del PIB.
  • Dado que el proceso de innovación de la política de CTeI se contempla como un proceso dinámico, no lineal e iterativo, en el que múltiples actores interactúan en procesos de negociación para identificar rutas alternativas con potencial para generar cambios sistémicos, y que el objetivo es dotar a la Política de herramientas para abordar problemas complejos, ¿qué acciones se propondrán para que la innovación en CTI se ajuste a un paradigma de razonamiento no lineal, dinámico y sistémico, o cuál difiere del paradigma de pensamiento lineal y reduccionista aplicado por el gobierno en la actualidad?
  • ¿Cómo se abordará el déficit de talento humano en CTeI, así como el rezago y la debilidad en la generación y uso del conocimiento (en términos de volumen e impacto) en el país?
  • ¿Cómo se fortalecerá el rol y las capacidades de las instituciones generadoras de conocimiento para cumplir su misión?
  • ¿Qué acciones se implementarán para fortalecer las capacidades y condiciones para la innovación y el emprendimiento?
  • ¿Qué acciones se implementarán para fortalecer el desarrollo, la transferencia y la apropiación social del conocimiento y tecnología hacia el sector productivo, así como para disminuir el rezago en la adopción de tecnologías?
  • ¿Cómo se disminuirá la alta exclusión social en el desarrollo de CTeI y se fomentará la participación, el impacto y la cultura en este ámbito?
  • ¿Qué fuentes e instrumentos de financiación se crearán para fortalecer la misión de las tareas de CTeI tanto en el corto, como el mediano y el largo plazo en el sector salud?

 

¿Qué tenemos y qué necesitamos? Las propuestas de los candidatos frente a los datos del sistema de salud

¿Qué tenemos y qué necesitamos? Las propuestas de los candidatos frente a los datos del sistema de salud

El debate electoral en curso ha reeditado la discusión alrededor de las reformas y ajustes que requiere el sistema de salud colombiano. Los programas de gobierno difundidos por los candidatos, y sus declaraciones públicas orientadas a tratar los temas de salud, muestran una diversidad de enfoques y propuestas que ofrecen desde reformas estructurales hasta ajustes menores. Como es habitual en estos escenarios, las diversas campañas sugieren la puesta en marcha de cambios efectivos que aspiran mejorar las condiciones actuales del sistema de salud, buscando así atraer la atención y simpatía del público. 

Sin embargo, cabe cuestionar si la dinámica electoral resulta suficiente para comprender las necesidades y desafíos que actualmente tiene el sistema de salud en Colombia. Si bien esta coyuntura constituye un escenario natural para la deliberación y el contraste de propuestas, enfoques y visiones alrededor de los asuntos públicos, también es cierto que las elecciones favorecen la proliferación de discursos orientados a satisfacer las expectativas de la población, en detrimento de la formulación de propuestas concretas que se correspondan con la realidad política, económica y social del país. Por esta razón, es conveniente presentar un análisis que formule un diagnóstico de los logros y dificultades que actualmente tiene el país en materia de salud, y que lo contraste con las propuestas más destacadas de los candidatos que aspiran ejercer la presidencia de la República por los próximos cuatro años. En este ejercicio, por cuestiones de espacio, se analizan las propuestas de los dos candidatos más opcionados, lo que no significa que los demás no tengan aportes valiosos que también puedan ser recogidos por análisis posteriores (mira aquí los análisis de programas de los candidatos).

¿Qué sistema tenemos hoy?

En la actualidad no existe un diagnóstico unánime sobre las bondades y dificultades del sistema de salud colombiano. Algunas posturas señalan que los avances del país en materia de aseguramiento, cobertura e indicadores de morbimortalidad son atribuibles a la reforma de 1993; otras, por el contrario, afirman que el modelo actual ha conllevado ineficiencias y pérdidas de recursos innecesarias, las cuales impiden el goce efectivo del derecho a la salud en Colombia. Frente a este escenario de contrastes, vale la pena trazar una línea de base que establezca algunas certezas sobre el contexto dentro del cual ha surgido esta discusión, y que permita observar el panorama sobre el cual se fundan las propuestas programáticas de los candidatos.

En primer lugar, cabe reconocer que el país ha logrado avances significativos en términos de equidad en el acceso a los servicios de salud. Hay estudios que muestran que Colombia es uno de los países de América Latina con mayor índice de cobertura efectiva (74%), lo que implica que los servicios de salud tienen la calidad suficiente para generar ganancias en salud a un porcentaje mayoritario de la población. Así mismo, el país ha conseguido establecer mecanismos de protección financiera eficaces (e.g. la cuenta de alto costo), orientados a mitigar el impacto económico de las enfermedades catastróficas en la población y a desestimular fenómenos de selección adversa; esto ha llevado, por ejemplo, a que Colombia sea uno de los países de la región que más disminuyó su gasto de bolsillo en los últimos 20 años, pasando de 38% en 1995 a 15% en 2020. De la misma manera, vale destacar que la ley 100 definió un plan de beneficios en salud (PBS) que, a pesar de varias dificultades, ha sido actualizado de manera gradual para incluir tecnologías, servicios y tratamientos novedosos, y cuya existencia permite que los afiliados tengan derecho a acceder a un mismo “paquete de beneficios”, más allá de su capacidad de pago; igualmente, la definición de un PBS le brinda certezas a los actores del sistema, en tanto define aspectos centrales para la gestión del riesgo financiero y el goce efectivo del derecho a la salud.  Adicional a lo ya mencionado, según un estudio publicado recientemente por el MinSalud, el 78 % de los usuarios valoraron positivamente su experiencia en el uso de los servicios, mientras que el 62 % estimó que resultaba fácil acceder a ellos. También cabe resaltar una disminución constante en indicadores sensibles de salud pública, como la mortalidad infantil y la desnutrición.

Este panorama optimista contrasta con las dificultades que aún no logra resolver el sistema de salud. Por un lado, se mantienen las barreras para que los usuarios accedan a los servicios incluidos en el PBS; de acuerdo con la Defensoría del Pueblo, en 2019 se interpusieron más de 200.000 acciones de tutela relacionadas con el derecho fundamental a la salud, lo que representó un 33 % del total de tutelas impuestas en el país, de éstas el 79.9 % fueron resueltas a favor de los accionantes, lo que indica un alto grado de pertinencia. Por otro lado, están sin zanjar las brechas territoriales que promueven la concentración de la oferta (en particular la especializada) en los grandes centros urbanos, afectando el acceso de los usuarios que habitan áreas rurales y, en consecuencia, vulnerando su derecho a la salud. En el diseño actual del sistema, los incentivos están puestos donde existen más afiliados con mayor capacidad de pago, lo que conlleva a un descuido de las poblaciones dispersas y con menos recursos económicos. Así mismo, persiste la billonaria deuda que tienen algunas EPS (varias ya liquidadas) con prestadores y proveedores, la cual, no sólo perjudica el acceso a los servicios, sino que mina la confianza sobre la adecuada administración de los recursos públicos de la salud; si bien el gobierno actual ha avanzado en un acuerdo de punto final para mitigar los efectos de la deuda, se cuestiona que sea el Estado quien finalmente asuma el riesgo financiero dentro del sistema.

Este panorama, que sin duda comprende más matices y complejidades que las que aquí se han relacionado, ofrece una línea de base para contrastar las principales propuestas de los dos candidatos más opcionados a llegar a segunda vuelta en las elecciones que se avecinan: Gustavo Petro y Federico Gutiérrez. Por ello, vale la pena considerar algunas de sus propuestas, buscando establecer si resultan coherentes con las necesidades que actualmente tiene el sistema de salud colombiano.

Hacia un sistema único de salud: Gustavo Petro

El núcleo de la propuesta de Gustavo Petro apunta a la creación de un sistema único, público y universal en el cual las redes de servicios sean conformadas a través de Consejos Territoriales de Salud (CTS) y los recursos financieros manejados por un Fondo Único de Salud (FUS) con capítulos territoriales (vea aquí el análisis de la propuesta). En la práctica, este modelo implica apartar a las EPS de su función actual, para que el FUS y los CTS asuman los pagos y la articulación entre usuarios y prestadores. Estos cambios, que requieren una reforma de la ley 100, estarían acompañados por el reforzamiento de la atención primaria, el énfasis en la prevención y la predicción, y el incremento de los recursos de la red pública.

Ante esta propuesta surge el interrogante sobre su pertinencia frente a los retos que actualmente tiene el sistema. Por un lado, no hay certezas sobre cómo el desmonte de las capacidades instaladas en las EPS puede contribuir a superar las barreras de acceso que existen actualmente; si bien estas entidades son responsables de los trámites administrativos que muchas veces impiden el acceso de los usuarios a los servicios a que tienen derecho, nada asegura que esas barreras desaparecerán con un sistema coordinado por unas nuevas instituciones públicas. De hecho, una de las advertencias que se han formulado a propósito de esta iniciativa, es que los CTS podrían tener dificultades para articular nuevas redes de servicios, lo cual generaría otro tipo de barreras relacionadas con la oportunidad en la prestación. Ahora bien, a favor de la propuesta, podría pensarse que la desaparición de un “intermediario” contribuye a reducir las brechas en el acceso a los servicios de salud y agilizar el pago de las cuentas; sin embargo, para que esto se concrete se requiere la construcción de una nueva institucionalidad en las entidades territoriales (llamadas a liderar los CTS), con la capacidad técnica y administrativa para gestionar todos los procesos que hoy hacen las EPS. Frente a esa necesidad, surge la pregunta si resulta conveniente construir esa nueva capacidad institucional, desmontando la que ya existe. Por otro lado, cabe destacar la apuesta de la campaña por enfocar el sistema de salud en la prevención y por destinar más recursos a la red pública, aunque esto debería acompañarse de precisiones alrededor de las fuentes de financiación y definir los mecanismos para darle un uso adecuado a los recursos.

El énfasis en la eficiencia: Federico Gutiérrez

Federico Gutiérrez se ha enfocado en proponer acciones de corte gerencial para mejorar la atención y experiencia de los usuarios, conservando la arquitectura actual del sistema y los mecanismos dispuestos por la ley 100. Su apuesta está orientada a establecer indicadores de desempeño y metas que mejoren la eficiencia, buscando con esto que los actores reciban incentivos de acuerdo con los resultados que obtienen; así mismo, su programa se centra en la introducción de instrumentos digitales y telemedicina, con el propósito de reducir costos, permitir la interoperabilidad del sistema y reducir las brechas en el acceso. Además, menciona la necesidad de crear alianzas entre prestadores, aseguradores y entidades territoriales, estableciendo metas de servicio (vea aquí el análisis de la propuesta).

El énfasis de la propuesta de Gutiérrez es la eficiencia: un elemento que puede resultar necesario, aunque no suficiente, para enfrentar los desafíos que hoy tiene el sistema de salud. Por un lado, es claro que mejorar la eficiencia puede contribuir a agilizar la prestación de los servicios y, en consecuencia, a reducir las barreras de acceso; igualmente, la introducción de procesos de compra mediados por la tecnología ayuda a que las transacciones sean más transparentes, facilitando el manejo de los recursos financieros. Sin embargo, llama la atención que la propuesta no menciona el fortalecimiento de los mecanismos de vigilancia y control, lo cual genera inquietudes sobre la capacidad de los actores de autorregularse. En este sentido, cabe recordar que uno de los problemas que tiene el sistema es que los procesos de vigilancia y sanción no son eficaces, razón por la cual muchos de los actores incumplen sus obligaciones sin mayores consecuencias. Por ello, sorprende que la propuesta se centre en afinar ciertos procesos y en establecer nuevas reglas para los actores del sistema, pero se olvide de los mecanismos para garantizar que se cumplan. De hecho, resulta inquietante que Gutiérrez propone unificar los enfoques de control por ineficientes (incluidas las superintendencias), lo cual podría restarles capacidades a las instituciones que actualmente se encargan de vigilar y sancionar a los actores que no cumplen. Un punto a favor de la propuesta es la idea de crear alianzas entre aseguradores, prestadores y entes territoriales para la provisión de servicios, alrededor de metas y estándares de calidad, lo cual podría contribuir a reducir las brechas en los territorios. Sin embargo, falta que la propuesta puntualice cómo constituir y financiar esas alianzas, pues su implementación no dependerá, exclusivamente, de la voluntad de los actores.

¿Cómo avanzar?

Ciertamente, las dos propuestas analizadas hacen contribuciones que apuntan a mejorar el sistema de salud y, a través suyo, a promover el bienestar de la población colombiana. Así mismo, ambas generan interrogantes sobre su viabilidad y su coherencia con los desafíos que actualmente tiene el país. Las complejidades propias de los sistemas de salud impiden que sus problemas sean resueltos con fórmulas milagrosas, por el contrario, es necesario acometer ajustes constantes y progresivos que sean evaluados y afinados con regularidad. Ante esto, vale la pena señalar algunos elementos para enriquecer las propuestas programáticas, entendiendo que estas se construyen en el debate público y en función de realidades puntuales que también son dinámicas. En primer lugar, vale la pena insistir en la pertinencia de reconocer y potenciar las capacidades instaladas en el sistema, y en particular, aquellas que emergen de los actores y sus interacciones. No parece coherente que la ruta para mejorar el funcionamiento y resultados del sistema de salud sea el desmonte de aquello que funciona como estrategia para corregir lo que no funciona. Segundo, es importante identificar y reconocer los avances y aprendizajes que nos proporciona el sistema actual, buscando que las propuestas que buscan hacer cambios estén alineadas con las necesidades identificadas; esto, desde luego, implica tener la voluntad de emprender transformaciones, pero también, la prudencia de conservar aquello que ofrece buenos resultados. Finalmente, es importante que las propuestas identifiquen fórmulas novedosas que permitan mejoras en el sistema de salud y que sean consecuentes con sus complejidades; sin embargo, es deseable que estas fórmulas dialoguen con las realidades sociales, políticas y financieras del país, para que no terminen siendo promesas incumplidas que afectan la confianza de la sociedad sus instituciones.

Foto de National Cancer Institute en Unsplash

Desarrollan innovador sistema de escaneo para monitoreo de salud corporal.

Desarrollan innovador sistema de escaneo para monitoreo de salud corporal.

El sistema de escaneo corporal se puede enlazar con diversos dispositivos móviles y realizar el análisis diario de variables asociadas con el estadio de salud de las personas, como, por ejemplo, el peso, el ritmo cardiaco, la actividad del sistema nervioso, entre otras.

El sistema de monitoreo corporal de la empresa francesa Withings fue diseñado pensando en un contar con una tecnología integrada, de fácil uso para los usuarios y que permitiera el monitoreo y análisis de diferentes biomarcadores asociados con salud por medio de la implementación de sistemas complejos integrando una plataforma con asa retráctil, sensores, electrodos, baterías, entre otros elementos, que permiten un correcto funcionamiento del sistema con un alto rango de precisión.

El sistema permite medir entre otros biomarcadores, la grasa corporal total, el porcentaje de agua, la masa muscular y masa ósea, el peso, la actividad nerviosa, el ritmo cardíaco para el cual los resultados son similares a los que se obtienen por medio de un electrocardiograma (ECG) de seis (6) derivaciones, entre otros. Estos biomarcadores a su vez pueden ser medidos de acuerdo con la composición corporal segmentaria que realiza el sistema, entre los cuales se encuentran el torso, los brazos y las piernas.

La compañía francesa Withings se encuentra actualmente buscando que la báscula y el sistema de escaneo de salud corporal cuente con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y de la Comisión Europea, además está mejorando las funciones de monitoreo, no solo para tener los datos, sino que los usuarios puedan acceder a diversos entrenamientos desarrollados por profesionales, especialistas médicos y planes y programas de tratamiento con el objetivo de mejorar de la calidad de vida de las personas.

FUENTE

https://www.neuf.tv/es/withings-anuncia-su-nueva-estaci%C3%B3n-de-salud-de-escaneo-corporal-conectado-durante-el-CES-2022

https://br.atsit.in/es/?p=131176

https://www.withings.com/eu/en/body-cardio

Cinta métrica para calcular la dosis de medicamentos en niños.

Cinta métrica para calcular la dosis de medicamentos en niños.

Desarrollan cinta métrica que permite determinar las dosis de medicamento necesaria para niños, empleando únicamente variables del peso y altura, siendo muy funcional en situaciones de emergencia.

El equipo de investigación de la Universidad del País Vasco, desarrolló una innovadora cinta métrica que permite conocer el peso y medida aproximado de los niños, de gran ayuda para los médicos al momento de determinar las dosis de medicamento para cada menor.

Esta cinta métrica llamada “Cinta Bilbao 2019” -año en el que iniciaba el proyecto- es una herramienta de inteligencia artificial que establece parámetros de estatura y peso que son determinantes en la valoración médica de menores, datos que no son fáciles de adquirir en condiciones de emergencia o cuando los menores no cuentan con padres o cuidadores que puedan suministrar esta información; la cinta Bilbao 2019 permite disminuir el riesgo de error que puedan tener los médicos al determinar estos datos en situaciones de emergencia, evitando que tomen decisiones de manera subjetiva, y puedan hacerlo de manera estandarizada, determinando la medida correcta para cada paciente.

Esta cinta métrica cuenta con un código de colores al igual que bolsas con medicamentos clasificadas por colores, que permite a los médicos de forma más fácil y eficiente, determinar las dosis y administrarlas en momentos de emergencia inmediata; esta cinta métrica puede ser implementada en países que presenten un contexto antropométrico o sociocultural similar al del país Vasco.

FUENTE

Agencia EFE (2022) Diseñan una cinta métrica que permite calcular el peso de los menores. (20 de enero de 2022), Cope, A la carta website:  https://www.cope.es/actualidad/sociedad/noticias/disenan-una-cinta-metrica-que-permite-calcular-peso-los-menores-20220120_1738470

Cinta Bilbao 2019: la inteligencia artificial como arma de precisión ante una emergencia infantil (innovaspain.com)

 

Desarrollan almohada con tecnología para combatir ronquidos, apnea de sueño y otras alteraciones.

Desarrollan almohada con tecnología para combatir ronquidos, apnea de sueño y otras alteraciones.

Se trata de un producto compuesto por un dispositivo que al detectar el sonido de los ronquidos activa un sistema que optimiza la posición de la cabeza de la persona que duerme, reduciendo o deteniendo los ronquidos.

Durante el Consumer Electronic Show (CES 2022), evento de tecnología que se realizó el pasado mes de enero en Las Vegas, la compañía surcoreana 10Minds presentó una almohada con airbags, que sin perturbar el sueño reduce o detiene los ronquidos de quien está durmiendo. 

Este llamativo producto está compuesto principalmente por una almohada con cuatro mini bolsas de aire incorporadas, un sensor de presión de aire para detectar la ubicación de la cabeza en la almohada y una unidad de control que cuenta con un sensor acústico. 

El resultado se logra gracias a que la almohada detecta la posición de la cabeza del usuario y si percibe el sonido de los ronquidos, activa las bolsas de aire dentro de la almohada para que se inflen lentamente, lo que hace que la cabeza de quien duerme se mueva de posición y se abran sus vías respiratorias para reducir los ronquidos. No se trata de una simple almohada, este producto cuenta con un sistema de seguimiento del sueño, a través del cual se monitorean los patrones del sueño del usuario y se realiza el análisis de datos que se muestra en la aplicación complementaria en un dispositivo móvil. Entre los beneficios de reducir o detener los ronquidos se encuentra evitar que aparezcan complicaciones como la apnea del sueño, demencia o la dificultad para concentrarse.

FUENTE

CNN Underscored. (2022, 6 enero). Motion Pillow 3 hará que dejes de roncar y es uno de los productos más innovadores del CES 2022. https://cnnespanol.cnn.com/cnne-underscored/2022/01/06/almohada-motion-pillow-3-dejar-roncar-ces-2022/

CES Consumer Technology Association. (2022, enero). Motion Pillow 3 by 10minds co., ltd. https://www.ces.tech/Innovation-Awards/Honorees/2022/Honorees/M/Motion-Pillow-3.aspx

Colombia quiere volver a ser actor importante en la producción de vacunas

Colombia quiere volver a ser actor importante en la producción de vacunas

  • Colombia actualmente adquiere sus vacunas a través del Fondo Rotatorio de la OPS. Esto ofrece ventajas como la precalificación de la OMS que da garantía de la seguridad de los biológicos comprados.
  • Dentro del esquema colombiano se encuentran, en la actualidad, 21 vacunas que protegen de 26 enfermedades. Según la Unicef, la inmunización salva entre 2 y 3 millones de niños de enfermedades mortales como el sarampión y la neumonía.

Bogotá, marzo de 2022. Después de casi dos años desde que la OMS realizó la declaración de la pandemia por COVID-19, el mundo se enfrentó a un gran reto de generar, producir y distribuir vacunas para hacerle frente a la contingencia. Para ello, la industria farmacéutica tuvo un papel y un reto fundamental en la búsqueda de soluciones.

Colombia por su parte, se desplegó rápidamente para la adquisición, distribución y entrega de vacunas. Al mismo tiempo, el gobierno desarrolló acciones para acelerar el desarrollo y lograr nuevamente la producción de vacunas en el país, sin embargo, para alcanzar este propósito es necesario robustecer capacidades como la inversión, el talento humano y la infraestructura.

La articulación de actores como la academia, industria y gobierno es de suma importancia para dar soluciones a situaciones inesperadas que se presenten en el futuro. Así mismo, para Carlos Felipe Escobar, director del Instituto de Prospectiva e Innovación en Salud INNOS “Fortalecer las capacidades de desarrollo y producción de vacunas es una tarea que busca asegurar a los colombianos un acceso a la salud más equitativo y de calidad, permitiendo la llegada y el desarrollo de la innovación a nuestro país.”

El Ministerio de Salud se ha fijado metas para la producción local de vacunas. Inicialmente, el país requiere contar con infraestructura adecuada para realizar el fill and finish, luego producir sus propias vacunas a través de transferencia tecnológica y, por último, contar con unidades de investigación y desarrollo para producir sus propias vacunas.

Por otra parte, el asesor en temas de salud, ciencias de la vida y biotecnología de Minciencias, Felipe Guillen señala que “desde el Ministerio se encuentra en proceso el diseño y formulación de la política pública de ciencia y tecnología para la salud del bienestar. Estos marcos normativos permitirán generar caminos para que el sistema nacional pueda avanzar sin ningún inconveniente.”

El futuro de las vacunas en Colombia

Para retomar la producción de vacunas humanas en Colombia, el país cuenta con el compromiso de la industria de I+D y con aliados importantes como Vecol y VaxThera; quienes están alineados para responder los retos que se presenten en seguridad sanitaria y salud pública. Si bien una de las mayores preocupaciones actualmente es el COVID-19, el proyecto abarca otras enfermedades como dengue, fiebre amarilla, e influenza.

La Empresa Colombiana de Productos Veterinarios (VECOL) actualmente está ejecutando un proyecto para la construcción de una nueva planta de biológicos que incluye entre otros, áreas especializadas para la producción de vacunas para humanos. Zulma Suárez, directora de investigación y desarrollo en Vecol afirma que la compañía “tiene una larga trayectoria en producción de vacunas, en el sistema de gestión de calidad y en cumplir con que las vacunas lleguen con seguridad y eficacia a su usuario final.” Esta compañía ya ha desarrollado anteriormente biológicos para personas como la vacuna antirrábica humana INMUNOVAC.

Por su parte, VaxThera la recién lanzada empresa colombiana de investigación y desarrollo de biológicos para prevenir y tratar enfermedades, se encuentra alineada con el proyecto de vacunas y quiere contribuir a la independencia en biológicos para América Latina y garantizar la seguridad sanitaria. “Actualmente nos encontramos en desarrollo de una vacuna universal y de refuerzo contra el covid-19. Ya se encuentra en fase preclínica con excelentes resultados y esperamos que esté lista para el 2023.” Comenta Jorge Emilio Osorio, presidente y Fundador de VaxThera.

“Si bien Colombia cuenta con capacidades y experiencia en la industria, debemos fijarnos retos a largo plazo y trabajar en los mecanismos de colaboración con los diferentes actores involucrados. De esta manera, podremos consolidar el trabajo en soluciones sanitarias para la región” finalizó Escobar, director de INNOS.